Levantemos de las cenizas nuestros corazones y dirijámoslos hacia la vida,
recordando que Eso es lo que se nos promete, y que este curso nos fue enviado
para allanar el sendero de la luz y enseñarnos, paso a paso, 
cómo regresar al eterno Ser que creíamos haber perdido.
L-pI.R5.In.5:4


Un Curso de Milagros es un camino espiritual y como tal debe recorrerse desde la seguridad y la alegría que significa reconocer a Dios en cada una de las cosas que nos rodean.

El propósito de Un Curso de Milagros podría asemejarse al de un agente de sanación interior. Tal cual lo haría un médico experimentado, el Curso enuncia un cuidadoso diagnóstico del problema y combinando sabiduría y belleza, lógica y perdón nos ofrece el remedio para ese problema; un remedio que no es obra nuestra (Texto Capítulo IV) un remedio que es simple, práctico y 100% efectivo.

En un mundo donde tanto el dolor como el sufrimiento abundan, sería fútil recordar la existencia evidente de innumerables problemas. Esto entonces nos aprisiona en un perpetuo esfuerzo para evitar que nuestra vida termine devorada por ese mar de dificultades que nos ataca por todos los frentes posibles y hasta en algunas ocasiones al mismo tiempo. Sería fútil también tratar de describir cómo, cada vez que aparentemente solucionamos un problema, uno nuevo surge para ocupar toda nuestra atención y energía, dejándonos siempre fatigados y exhaustos.

El Curso entonces, armonizando dulzura y firmeza, nos enseña cómo instalar en el corazón del único problema central de la existencia humana, el amoroso remedio que no tan sólo nos brindará paz a nosotros sino también a cada corazón enfermo, desconsolado y solitario. 
¿Quién podría desesperarse cuando la perfecta dicha es suya y está al alcance de todos como remedio para el pesar y la miseria y para toda sensación de pérdida...?
Libro de Ejercicios Lección 162.



Ya sean desdichas externas como guerras y hambrunas; ya sea la más profunda de las crisis personales de soledad, vacío o desesperación, ya sean los dilemas espirituales de sentirnos abandonados o castigados por Dios, todas estas adversidades no son más que manifestaciones de un solo y único problema. 
Un solo problema, una sola solución.
Libro de Ejercicios Lección 80.

Entonces, bien podríamos decir que “este Curso es siempre práctico” (Manual Para El Maestro), para que aprendamos a identificar primero este único problema y luego permitir que los milagros sanen todos y cada uno de los aspectos de nuestra vida.


La pregunta es entonces obligatoria: ¿Cuál es ese problema, ese único problema? Según el Curso es un sufrimiento interior escondido muy dentro de nosotros. Por esto, Un Curso de Milagros nos enseña a caminar en una única dirección, que trazada por la dulce Voluntad de nuestro Padre, nos ayuda a reconocer ese conflicto interior para así invitar con honestidad y certeza a la sanación a nuestras vidas.

El Curso entonces “nos” llega justo cuando estamos listos para permitirnos recordar que el Espíritu desciende amorosamente en este mundo sobre cada corazón afligido y nos inspira para caminar en amor y servicio hacia una nueva definición de nuestras relaciones con la gente y lo Divino. De hecho, tal cual reza el Principio 18 de Milagros:
Un milagro es un servicio. Es el máximo servicio que le puedas prestar a otro. Es una manera de amar al prójimo como a ti mismo, en la que reconoces simultáneamente tu propia valía y la de él.


Por eso es que la misión primaria del Curso es la de sanar. "El Curso es simple. Tiene una función y un objetivo". Y es esta simplicidad la que no hace lugar a nuestra ¡sorprendente cualidad para descarrilarnos! El Curso así concentra todas sus enseñanzas en una única y crucial decisión que puede solucionar todos nuestros problemas. ¿Y cuál es esa decisión?

La de sanar nuestro conflicto interior que es la fuente de nuestro dolor aprendiendo a elegir el perdón en forma cada vez más consistente y amorosa dentro del contexto de nuestra vida cotidiana. El Curso dice:
"Dios te acepta en el nivel en el que estás y te da la bienvenida” 
Manual Para el Maestro


Algo está cambiando en el mundo, pero no se nota.
¿No resulta llamativo que la idea básica que dice que "el perdón es tranquilo y sosegado, y no hace nada" tenga tanta aceptación?
Millones de personas en todo el mundo descubren que aunque no hagan nada para producir cambios externos, la transformación interna cambia sus vidas radicalmente, brindándoles serenidad y entendimiento.

El Curso ha sido, ciertamente, un milagro para los millones de personas que lo practican.
Desde su primera publicación en inglés por la Fundación para la Paz Interior el 22 de junio de 1976, se ha revelado su capacidad para facilitar una profunda transformación interior en todos sus estudiantes.
Se ha traducido a 14 idiomas: afrikáans, búlgaro, chino, croata, danés, holandés, danés, francés, alemán, hebreo, italiano, polaco, portugués, ruso, español, esloveno y sueco.
Además se está trabajando en la traducción para 7 idiomas más: polaco, griego, húngaro, coreano, japonés,  noruego y rumano.
Algo está cambiando para mejor en el mundo.

volver